Información científica sobre temas de la Clínica Médica.

AREA PUBLICA

Descargas   |   Contacto  

Dieta y Nurición

Acceda a información de interés sobre dietas y menúes saludables.


AYUDA NATURAL PARA LA CONSTIPACION


Los suplementos de fibras de plantas de origen conocido constituyen un excelente y simple recurso para resolver el problema del estreñimiento.

El estreñimiento, al que muchas veces en nuestro medio se lo llama constipación, tiene consecuencias sobre la salud que constituyen una preocupación de la vida moderna. Esto es especialmente cierto en las grandes ciudades, donde nunca parece alcanzar el tiempo para cumplir con funciones fisiológicas o para alimentarse en forma adecuada, con una dieta rica en verduras y frutas. Por ello resultan de utilidad los suplementos de fibra que la industria farmacéutica han liberado al mercado desde hace algunos años.

Suplementos de fibra

En general, se llama fibra dietética a la parte no digerible de los vegetales (hortalizas, frutas, verduras y cáscaras de cereales). Al no digerirse no cumplen con ninguna función alimenticia, pero son esenciales para dar “volumen” e hidratación a las heces, facilitando la evacuación. Una proporción importante de fibra en nuestra alimentación debería provenir de los alimentos como los ya mencionados, pero existen otras formas de incorporar fibra a nuestro organismo. Una de ellas es a través del salvado (cubierta externa) de trigo o de avena. El salvado, que se adquiere en supermercados o casas de venta de productos dietéticos, se puede incorporar a otros alimentos para hacer que su consumo sea más agradable (como yogur, sopas o rebozadores).

Pero además de esta forma de incorporar fibra, es posible hacerlo a través de productos que aportan este elemento de manera fraccionada y precisa, por estar elaborados con las pautas de medición y control de calidad de una  planta  farmacéutica. El elemento que suele emplearse en forma más frecuente es el proveniente de una planta originaria de la India y Pakistán. Se trata de la denominada Plantago ovata (también designada como isphagula). De esta planta lo que se utiliza son las semillas y la cáscara, que tienen la capacidad de incorporar agua e hincharse formando un gel no digerible en el tubo digestivo humano; es suave y no provoca irritación del intestino lo cual lo hace apto no sólo para tratar el estreñimiento sino para reducir al mínimo la posibilidad de irritación intestinal.

La preparación farmacéutica habitual es en forma de granulado, que se consume en dosis variables, según recomendación del médico, aunque lo habitual corresponde a 2 cucharaditas de té por día, preferentemente por la noche.

No sólo para el estreñimiento

El psyllium (principio activo de la Plantago ovata) no sólo resulta efectivo para el tratamiento del estreñimiento y la consiguiente prevención de otras afecciones relacionadas (hemorroides, fisuras anales, cáncer de colon, síndrome de intestino irritable), sino que posee otras acciones que pueden ser igualmente beneficiosas: se ha señalado que retrasa la absorción de hidratos de carbono (hecho favorable para los diabéticos), reduce los niveles de colesterol en sangre y, al inducir sensación de saciedad, colabora con el control del peso corporal.

Recomendaciones y advertencias

Debido a que se considera un agente “formador de volumen” es decir, que actúa en el intestino aumentando el contenido de la luz intestinal y favoreciendo las evacuaciones, es primordial ingerirlo con suficiente cantidad de líquido. Muchas personas no toman este consejo muy en cuenta y pueden notar que los resultados no son los deseados, y dejan de tomarlos incluso antes de volver a la próxima consulta con el médico. Este efecto del psyllium cuando se ingiere con poco líquido (agua, caldo, infusiones, licuados, jugos) es utilizado para tratar ciertas formas de diarrea, como la que se observa en pacientes que se alimentan con sonda, ya que  “fija” el líquido intestinal y evita las evacuaciones frecuentes y líquidas.

Como cualquier otro producto natural no debe considerarse como algo que puede utilizarse sin problemas, bajo todo tipo de circunstancia. Si bien durante el embarazo y la lactancia no parecen estar contraindicados, sí lo está en caso de afecciones gastrointestinales importantes, donde existe obstrucción orgánica, y tampoco debe administrarse en pacientes que deben ser sometidos a colonoscopia de diagnóstico o de control.

No es razonable esperar que la simple ingesta de 2 cucharaditas de fibra sea capaz de provocar una evacuación intestinal inmediata. El efecto comienza a observarse con el correr de los días. Recuerde que al tratarse de un laxante de volumen, sus efectos son “demorados” y no instantáneos como puede pasar con un laxante como los habitualmente ingeridos en forma de gotas.

Siga las recomendaciones de su médico.

PHX/CCI/0001/17   Editora Médica Digital



Mostrar Todas