Información científica sobre temas de la Clínica Médica.

AREA PUBLICA

Descargas   |   Contacto  

Dieta y Nurición

Acceda a información de interés sobre dietas y menúes saludables.


ANTIOXIDANTES FRENTE A PROCESOS NEURODEGENERATIVOS


Los tratamientos con antioxidantes tendientes a la reparación del daño mitocondrial producido por los procesos oxidativos, serían fundamentales para prevenir y controlar los procesos neurodegenerativos propios de la edad avanzada.

Mitocondrias como productoras de energía
Como ya vimos en otra oportunidad, entre los organelos que conforman nuestras células se encuentran las mitocondrias, entre cuyas funciones principales se destaca la producción de energía (en forma de adenosín trifosfato o ATP) en el proceso denominado respiración celular. Así, el oxígeno que inspiramos es transformado en compuestos ricos en energía que serán luego utilizados en el resto de procesos metabólicos que se llevan a cabo en el organismo.

Procesos neurodegenerativos y enfermedad de Alzheimer
La enfermedad de Alzheimer afecta, en general, a los individuos mayores de 65 años y se caracteriza por un deterioro cognitivo y la pérdida progresiva de neuronas. Si bien todavía se desconocen muchas de las causas subyacentes a este trastorno neurodegenerativo, gracias a la constante investigación en este sentido se han llegado a dilucidar algunos puntos acerca de este mal y sus interrelaciones complejas. Así, se comprobaron trastornos funcionales en mitocondrias de células cerebrales de pacientes con enfermedad de Alzheimer. Al ser, de alguna manera, el centro metabólico y de energía de las células, las anormalidades que se produzcan en estos organelos podrían anticipar algunas de las patologías propias de la enfermedad de Alzheimer. De esta forma, las mitocondrias serían un blanco terapéutico interesante en la prevención de esta afección.  En este sentido, una de las principales anormalidades registradas en la enfermedad de Alzheimer son las vinculadas con los defectos metabólicos. Tanto en los estudios neurofisiológicos como de imágines que se realizan, estos hallazgos constituyen una evidencia clara del deterioro funcional del cerebro.   Por otra parte, el estrés oxidativo favorece el inicio y la progresión de la enfermedad de Alzheimer. Como ya se vio en notas anteriores, cuando el estrés oxidativo supera las estrategias antioxidantes de las células, se afectan moléculas muy importantes (como los lípidos y los ácidos nucleicos –que forman parte del material genético), por lo que las células se vuelven vulnerables ante cualquier daño. Cuando la dinámica de las mitocondrias se ve alterada se produce un estrés oxidativo crónico que favorecería la aparición de enfermedad de Alzheimer.  Asimismo, a medida que transcurren los años, las mitocondrias comienzan a generar una cantidad elevada de moléculas altamente reactivas –como fruto de los procesos metabólicos en los que participa el oxígeno (denominadas especies reactivas de oxígeno o ROS), que se ven involucradas directamente en procesos de oxidación y reducción generados en cada neurona. Esta producción de ROS supera la capacidad antioxidante de la célula por lo que se desencadenan una serie de modificaciones (o mutaciones) en el contenido genético de las mitocondrias, con el consecuente daño oxidativo. Este daño se va acumulando durante años y, una vez que las mutaciones afectan la dinámica mitocondrial, se inicia el proceso neurodegenerativo.

Papel de los antioxidantes como prevención de los procesos neurodegenerativos 
Estudios recientes revelaron que los tratamientos tendientes a la reparación del daño mitocondrial producido por los procesos oxidativos serían fundamentales para prevenir y controlar los procesos neurodegenerativos mencionados. Se comprobó en investigaciones llevadas a cabo con animales de experimentación que el uso de antioxidantes disminuía el estrés oxidativo y las alteraciones mitocondriales, al mismo tiempo que se producía una mejoría del funcionamiento cognitivo. Al administrar suplementos antioxidantes a ratas jóvenes se verificaron beneficios notorios de este tipo de tratamiento temprano.  Así, algunos investigadores sugieren que este tipo de terapia destinada a revertir la disfunción mitocondrial brindaría importantes beneficios en los procesos neurodegenerativos propios de la edad avanzada, entre ellos los que conducen a la enfermedad de Alzheimer.

Fuentes -Bonda D.; Wang X.; Zhu X. y col. Mitochondrial Dynamics in Alzheimer’s Disease: Opportunities for Future Treatment Strategies. Drugs Aging 2010; 27(3): 181-192. http://www.medmol.es/glosario/105/ Editora Médica Digital, julio de 2010

PHX/CCI/0055/16



Mostrar Todas